Ilusiones


"No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don.
Busca los problemas porque necesitas sus dones."

"Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendras"

Richard Bach - Ilusiones

jueves, 26 de mayo de 2016

ACUEDUCTO DE SEGOVIA - LA LEYENDA


Cuenta la leyenda que fue el cansancio por el duro trabajo y también un poco de pereza y no los romanos los que hicieron posible esta notable construcción.


Hace unos cuantos siglos, cuando la zona alta de la ciudad de Segovia no tenía fácil acceso al agua, pues para poder conseguirla, los habitantes tenían que realizar un gran recorrido para poder traer el agua desde las fuentes situadas en la zona exterior de la ciudad hasta sus casas.


Se dice que una muchacha que trabajaba como aguadora, cansada de arrastrar el cántaro por las empinadas calles de la ciudad, pues tenía que bajar a cuestas con el cántaro hasta donde se encontraban las fuentes, para luego hacer el camino de subida con el cántaro lleno, un día desesperada debido a tan trabajoso oficio, se paró a mitad del camino exclamando en voz alta: “Que no daría yo porque el agua llegara sola a las partes altas de toda la ciudad para no tener que volver a recorrer jamás este camino".


Entonces oyó una voz dulce y melodiosa detrás de ella que le preguntó: “¿Estás segura de que darías cualquier cosa para que tu deseo se convirtiera en realidad?”. La joven se dio la vuelta asustada y se encontró frente a un hombre muy apuesto, al que respondió después de pensar que pocas cosas tenía que le pertenecían realmente y que pudieran interesarle, así que sin dudarlo le respondió, que sí.


Fue entonces cuando el hombre le pidió algo en lo que la joven no había ni siquiera pensado: “su alma” a cambio de hacer que el agua llegara directamente hasta los lugares más altos de la ciudad. En un momento de debilidad, la joven pensó que el alma era algo que en esos momentos de poco le valía, por lo que aceptó sin dudarlo. Fue entonces, cuando se percató de la enigmática sonrisa que apareció en la cara del extraño, esto hizo que antes de estrechar la mano con el hombre para  sellar el trato, la joven le pusiera como condición que la obra debería estar acabada antes  de que el primer rayo del sol brillara a la mañana siguiente, sólo entonces le entregaría su alma. Tras cerrar el trato, el hombre desapareció ante sus ojos. La joven continuó con su trabajo pensando que todo debía haber sido una alucinación debido a su cansancio.


Cuando llegó la noche, la joven acostada en su cama y sin poder conciliar el sueño, no paraba de pensar en el extraño suceso y en particular en el enigmático joven. Después de unas horas de dar vueltas y vueltas en la cama, se levantó pensando que un paseo ayudaría a despejar su mente, pero al llegar al mirador junto a la puerta de San Juan, observó muda de asombro como el extraño caballero estaba envuelto en llamas y daba órdenes a cientos de diablos, dirigiéndolos en la construcción de una estructura que la joven identificó como un conducto para transportar agua, ya que había visto uno parecido en otra ciudad que había visitado algunos años antes.


La obra continuó toda la noche, y la joven muy asustada no paró de rezar a Dios y a la Virgen, muy arrepentida por el trato que había hecho con el diablo, rogando que no permitieran que la obra quedará terminada antes del amanecer para que pudiera conservar su alma. 



Una tormenta se había desatado, el cielo se veía encapotado y el demonio azuzaba a sus ayudantes que trabajaban a destajo. Hasta que de pronto el gallo cantó y de entre las nubes surgió el primer rayo de sol de la mañana y el maligno lanzó un alarido escalofriante: por una sola piedra sin colocar había perdido el alma de la muchacha.


El diablo, encolerizado por su derrota, abandonó la ciudad junto a todos sus acólitos dejando a sus espaldas la construcción sin terminar. La joven, sorprendida por su victoria, corrió a la iglesia para confesar ante el sacerdote su pecado y suplicar el perdón.


El acueducto se roció con agua bendita para borrar todo rastro de azufre y de maldad y todos los segovianos aceptaron felices el nuevo perfil que ofrecía su ciudad.




También se dice que los agujeros que aún se ven en las piedras son las huellas de las pezuñas del demonio, también dos hornacinas; lugar que no pudo terminar el diablo; una a cada lado del acueducto. En la actualidad en dichos huecos se ubican  imágenes de la Virgen de la Fuencisla y de San Sebastián, que son venerados en la ciudad.



Algunos datos reales:

Su construcción data aproximadamente de principios del siglo II d. C., en época del emperador Trajano. La parte más visible, y por lo tanto famosa, es la arquería que cruza la plaza del Azoguejo, de la ciudad.


El acueducto se inicia en la Sierra, en el denominado manantial de la Fuenfría, situado a unos 17 kilómetros de la ciudad, en un paraje denominado La Acebeda. Recorre más de 15 kilómetros antes de llegar a la ciudad. El agua se recoge primeramente en una cisterna conocida con el nombre de El Caserón, para ser conducida a continuación por un canal de sillares hasta una segunda torre (llamada Casa de Aguas), donde se filtra y desarena, para continuar su camino, llegando finalmente al promontorio rocoso donde se encuentra el Alcázar. Para que el agua discurra, el acueducto tiene una pendiente de un 1%.



La zona del acueducto que configura la imagen típica de Segovia, tiene un total de 167 arcos. Desde que llega a la ciudad hasta la plaza de Día Sanz hay 75 arcos sencillos y a continuación 44 arcadas de orden doble (esto es, 88 arcos), siguiendo después otros cuatro arcos sencillos. En el primer sector del acueducto aparecen 36 arcos apuntados, reconstruidos en el siglo XV para restaurar la parte destruida por los musulmanes en el año 1072.  Esta última es la zona más alta del acueducto romano, llegando a alcanzar los 28 metros de altura. 


Está construido con sillares de granito asentados sin argamasa entre ellos. Sobre los tres arcos de mayor altura había en la época romana una cartela con letras de bronce donde constaba la fecha y el constructor. 


También sorprende saber que por entonces en esta población  apenas vivían unos cien lugareños, mientras que el acueducto tiene capacidad para suministrar agua a unas 20.000 personas.




Para garantizar su supervivencia, se ha procedido a un minucioso proceso de restauración que ha durado casi ocho años, bajo la dirección del arquitecto Francisco Jurado, al tiempo que se ha desviado el tráfico rodado de las inmediaciones del monumento (la plaza del Azoguejo se ha transformado en zona peatonal)




martes, 10 de mayo de 2016

EL PANTEON DE LOS HOMBRES ILUSTRES - MADRID

El Panteón de Hombres Ilustres de Madrid (España), es un conjunto de estilo neobizantino, que en su concepción incluía un campanile italiano, para albergar un reloj de cuatro esferas y tres campanas, el panteón, tenía carácter de claustro y se inspiraba en el camposanto del Plaza del Duomo de la ciudad italiana de Pisa, el proyecto pertenece al arquitecto Fernando Arbós y Tremanti. 


Proyecto original de Fernando Arbós y Tremanti para la Real Basílica de Nuestra Señora de Atocha y el Panteón de Hombres Ilustres.

Las Cortes Generales en noviembre del año 1837 aprobaron el proyecto de el "Panteón Nacional de Hombres Ilustres", que albergaría los restos mortales de personajes relevantes en la historia de España, que serían elegidos por dichas Cortes cuando hubieran transcurrido cincuenta años de su fallecimiento.


Cuatro años después, en 1841, la Real Academia de la Historia propuso una primera lista de personajes que según pensaban deberían estar en el panteón, pero no fue hasta 1869 cuando fue nombrada una comisión que tuvo que localizar los restos en un corto período de tiempo (un mes). Esta comisión estaba integrada entre otros por Fernández de los Ríos, Salustiano Olózaga y Fermín Caballero.


Algunos de estos restos no pudieron ser hallados y al final se dieron por perdidos, como los de Miguel de Cervantes, Félix Lope de Vega, Diego Velázquez, Tirso de Molina o Luis Vives. Incluso se buscaron los de Don Pelayo, El Cid, Guzmán el Bueno y Murillo.




El panteón fue inaugurado finalmente el 20 de Junio de 1869, Se formó una comitiva de carrozas fúnebres con acompañamiento de bandas de música, escoltadas por el Ejército y la Guardia Civil, religiosos, políticos, estudiantes e intelectuales, llegando a tener una longitud de más de cinco kilómetros y se disparó una salva de cien cañonazos al llegar al panteón.


Los primeros restos que acogió este primer panteón fueron los de poetas como Garcilaso de la Vega y Alonso de Ercilla; entre los escritores Francisco de Quevedo y Pedro Calderón de la Barca y los arquitectos Ventura Rodríguez y Juan de Villanueva.


Los restos fueron depositados en una capilla pero algunos años después fueron devueltos a sus lugares de origen lo que se acabó por un tiempo con la idea de crear un panteón nacional, aunque más tarde se volvería a retomar el proyecto.


En 1901 se trasladaron a él los restos de José de Palafox, el general Francisco Javier Castaños, el político y militar Juan Prim y Antonio de los Ríos Rosas, jurista y político. Los restos de Palafox fueron trasladados en 1958 a la Basílica del Pilar de Zaragoza y los de Castaños a la Iglesia Parroquial de la Encarnación de Bailén en 1963.


En 1924, sin seguir el proyecto original de Arbós, se comenzó la construcción de la nueva iglesia de los dominicos, para lo cual el rey Alfonso XIII cedió los terrenos necesarios, encomendando a la comunidad el cuidado del campanile y del panteón, hoy en día pertenecientes a Patrimonio Nacional.


En años posteriores recibieron sepultura en el nuevo emplazamiento los restos de los políticos Francisco Martínez de la Rosa, Diego Muñoz-Torrero, Juan Álvarez Mendizábal, José María Calatrava, Salustiano Olózaga, Antonio Cánovas del Castillo, Práxedes Mateo Sagasta, Eduardo Dato y José Canalejas.


Entre los años treinta y finales de los ochenta, el panteón estuvo en estado de abandono. En 1970, en el terreno que quedaba libre se construyó el colegio Nuestra Señora de Atocha. A finales de los ochenta, Patrimonio Nacional procedió a la restauración y apertura al público del panteón, y en 2003 se restauraron los mosaicos interiores.


Algunos de los monumentos que podemos visitar hoy en día :


Antonio Cánovas del Castillo: (Málaga 1828 - Mondragón 1897) Político e historiador español, presidente del Consejo de Ministros durante la mayor parte del último cuarto del siglo XIX.




Es una obra de Agustín Querol, tipo retablo en mármol blanco. Cánovas reposa sobre un sarcófago en cuyo frente aparecen una joven abrazada y seis virtudes: Templanza, Sabiduría, Justicia, Elocuencia, Prudencia y Constancia. Sobre el fondo están representados Cristo resucitado y la Patria, la Historia y el Arte lloran la muerte del político. Mide 8 metros de ancho, 7 de alto y 2'78 de fondo.





Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar (Torrecilla en Cameros, La Rioja 1825 – Madrid, 1903). Ingeniero de caminos y político español, miembro del Partido Liberal, progresista, varias veces presidente del Consejo de Ministros en el período comprendido entre 1870 y 1902 y famoso por sus dotes retóricas.




Obra de Mariano Benlliure. Realizado en mármol, el cuerpo yacente del político, con el toisón de oro, tiene en su cabecera a la Historia, representada por una joven que cierra un libro. A los pies un obrero, símbolo del pueblo, descansa apoyado sobre los Evangelios, como símbolo de la verdad. Lleva en la mano derecha una espada con la Justicia esculpida en la empuñadura y una rama de olivo, símbolo de la paz, sobre la hoja.




Eduardo Dato e Iradier (La Coruña 1856 – Madrid 1921). Abogado y político conservador español, ministro de Gobernación durante la regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y presidente del Consejo de Ministros, ministro de Gracia y Justicia, ministro de Estado, ministro de Marina y presidente del Congreso de los Diputados de España durante el reinado de Alfonso XIII.




Obra Mariano Benlliure, en mármol y bronce. Una mujer de luto alza una cruz sobre la efigie yacente del político, mientras a los pies de éste dos amorcillos flanquean el escudo de España.


José Canalejas Méndez (Ferrol 1854 - Madrid 1912). Abogado y político regeneracionista y liberal español. Ministro de Fomento, de Gracia y Justicia, de Hacienda y ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas durante la regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y presidente del Consejo de Ministros y nuevamente ministro de Fomento y ministro de Gracia y Justicia durante el reinado de Alfonso XIII. Ejerció de presidente del Congreso de los Diputados entre 1906 y 1907. Siendo presidente del Consejo de Ministros, murió asesinado en un atentado terrorista.




Otra obra de Mariano Benlliure. Realizada en mármol blanco, dos hombres y una mujer trasladan el cuerpo del político asesinado hacia su sepulcro, de manera similar a como en algunas obras se representa el traslado de Cristo, cuya figura aparece con los brazos abiertos recibiendo el cadáver. En la parte trasera, bajo una cruz, dos guirnaldas con hojas de laurel y encina, símbolo de la inmortalidad.




Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen - Marqués del Duero (Córdoba del Tucumán, Virreinato del Río de la Plata actual Argentina 1808 - Monte Muro, Navarra 1874). Militar y político español de tendencia liberal-moderada, notable por sus combates contra las insurrecciones carlistas.




Es un sepulcro mural, semejante un retablo, con un arco bajo el cual aparece Marte, el dios de la guerra, que, con casco y actitud meditabunda, sostiene un medallón con el busto en relieve de Gutiérrez de la Concha; debajo de la estatua esta representado un león, símbolo de la inmortalidad. El sepulcro es obra de Arturo Mélida y la estatua del dios de Elías Martín. Fue trasladado al panteón en 1902.





Mausoleo Conjunto (trasladado al jardín del panteón en 1912). Denominado Monumento a la Libertad, está formado por un cuerpo cilíndrico cubierto por un tejado cónico, rematado por una alegoría de la Libertad esculpida por Ponciano Ponzano. Tres estatuas de Sabino Medina, representando la Pureza, el Gobierno y la Reforma, se apoyan sobre los sarcófagos de Juan Álvarez Mendizábal, Agustín de Argüelles Álvarez, para cuyos restos estaba destinado el monumento, aunque luego acogió también los de, Martínez de la Rosa y Salustiano Olózaga. Fue inaugurado, por suscripción popular, el 20 de febrero de 1857 en el desaparecido cementerio de San Nicolás y trasladado al panteón en 1912.




Un lugar con obras de gran belleza



Para quién pueda y quiera visitarlo os dejo algunos datos:

Horario:
Martes - sábado
10:00 - 14:00 y 16:00 - 18:30 
(Acceso al Monasterio por la mañana hasta las 13:00 horas y por la tarde hasta las 17:30)
Domingos y festivos
10:00 -15:00 
(Acceso al Monasterio hasta las 14:00)
Cierre semanal: lunes durante todo el año

Entrada libre


Está situado en la calle de Julián Gayarre nº 3, por donde tiene su entrada y el Pº de la Reina Cristina, junto a la Basílica de Nuestra Señora de Atocha. Madrid.



Diversas fuentes...



sábado, 7 de mayo de 2016

EL NOMBRE DEL VIENTO


El nombre del viento. 
Crónica del asesino de reyes: primer día 


de Patrick Rothfuss
Madison, 1973
 Wisconsin, Estados Unidos

Escritor estadounidense y profesor adjunto de lengua y filología inglesa en la Universidad de Wisconsin



Primer libro de la Trilogía Crónica del asesino de reyes:

Primer día: El nombre del viento.

Segundo día: El temor de un hombre sabio.

Tercer día: Las puertas de piedra - 
               Sin publicar




Nos cuenta la historia de Kvothe, un hombre mítico que, tras años de esconderse tratando de pasar desapercibido, accede a contar a un escribano su historia y los verdaderos acontecimientos que le convirtieron en leyenda.


La obra se desarrolla en un mundo fantástico y narra la historia de Kvothe (pronunciado “cuouz”), músico, mendigo, ladrón, estudiante, arcanista, enamorado, aventurero, héroe y asesino, y de cómo se convirtió en un personaje legendario. Usando el nombre de Kote para ocultar su verdadera identidad, regenta una posada llamada “Roca de Guía” en un pequeño pueblo, teniendo por toda compañía a su discípulo Bast. Un día visita el pueblo Devan Lochees, un renombrado biógrafo que también ejerce como escribano, conocido con el apodo de “Cronista” interesado en escribir las biografías de los personajes más importantes de su tiempo, y que le intenta convencer para que revele su verdadera historia, a lo que Kvothe finalmente accede, con la condición de hacerlo en tres días.




La historia de Kvothe comienza en los años de su infancia como miembro de una familia de artistas itinerantes, los "Edena Ruh", formada por músicos, actores, acróbatas y juglares. En este ambiente crece convirtiéndose en un niño prodigio para la música y los cuentos, alegre y diplomático. Un día, viajando con su familia haciendo actuaciones por los pueblos, conoce al arcanista Abenthy, al que invitan a unirse a la troupe después de oírle pronunciar una magia imposible: el nombre del viento. Abenthy descubre en Kvothe un talento natural y decide convertirse en su primer maestro. Kvothe sin duda tiene algo más que simple talento natural y su aprendizaje avanza a una velocidad inesperada, pero un día Abenthy (o Ben, como lo llama Kvothe) debe dejar la troupe, interrumpiéndose así la educación de Kvothe. Poco tiempo después la troupe es asesinada por los Chandrian, unos seres legendarios de pesadilla, quienes actúan sin motivos aparentes, dejando a Kvothe como único superviviente, solo y sin familia.


Kvothe viaja a la Universidad, un prestigioso centro de educación mágica que solo pueden permitirse gentes con dinero y poder. A pesar de las dificultades económicas que atraviesa, logrará entrar en ella gracias a sus grandes dotes, comienza a estudiar para convertirse en arcanista. Aunque llega a ser un estudiante destacado debido a su talento mágico, Kvothe destacará sobre todo por sus habilidades con el laúd, como corresponde a los Edena Ruh. Gracias a la música, Kvothe consigue parte del dinero que necesita para pagar la Universidad y se hace amigo de la joven Denna en la posada en la que toca. Junto a ella visita una granja que fue atacada durante una boda, pues sospecha que son los mismos Chandrian que asesinaron a sus padres los que podrían estar detrás del suceso. Sin embargo, no encontraran ninguna pista que los pueda conducir a los Chandrian.


El primer día de la narración concluye de forma abrupta cuando un mercenario, aparentemente poseído por un demonio, ataca a los clientes. Una vez que consiguen controlar y matar al mercenario, Bast acude a Cronista con la esperanza de que él pueda acabar con la apatía de Kvothe si trata que se centre en los aspectos más heroicos de su historia.


El mundo en el que se desarrolla esta historia se denomina: "Los cuatro rincones de la civilización" y, de forma oficial Temerant. Kvothe viajará por numerosos lugares a lo largo de sus aventuras, algunos de ellos no siempre aparecen en los mapas.


Tarbean es la capital de la Mancomunidad (uno de los cuatro rincones de la civilización), y se divide principalmente en dos barrios "la Ribera y la Colina". La Ribera es la parte pobre de la ciudad, una barriada llena de ladrones, mendigos y prostitutas. La Colina es la zona más rica de la ciudad, llena de artesanos, políticos y cortesanos.


La Universidad está situada a tres kilómetros al oeste de la ciudad de Imre, y es el mayor centro de aprendizaje avanzado en toda la historia. Los estudiantes vienen desde muy lejos para poder estudiar en ella. 

Se estudian varias ciencias y diversas artes mágicas:

Historia, Álgebra y Geometría.

La llamada "simpatía", que es el uso especial de una fuerza (Alar) para conectar de forma inmaterial dos objetos, y así poder controlar ambos.

La "nominación", que está limitada por el poder individual de descubrir, de forma intuitiva, el verdadero nombre de una fuerza o un objeto, emplear el verdadero nombre de algo es posible solo mediante un gran esfuerzo o por la respuesta del nominador ante una situación de vida o muerte.

Las otras variedades son la "sigaldría", una forma de simpatía que funciona a través de la runas; y "la alquimia", que se entiende como una línea alternativa de la química que difiere de ésta en sus propiedades.

Biología, Medicina, Retórica y Lógica.

Psicología, Lingüística, Lenguas Modernas.

Física y Química.

Durante la época de Kvothe en la Universidad hay nueve Maestros, cada uno es especialista en un área diferente y uno de ellos posee también el título de Rector. Los graduados en la Universidad en la especialidad de simpatía o alguna de sus variantes (silgaldría, por ejemplo) son conocidos como Arcanistas.


El Reino de los Fata

Es el mundo que se creo en la llamada guerra de la creación por los nominadores modeladores, allí no se cumplen las mismas leyes físicas que en el mundo de los hombres y es el lugar en el que moran las criaturas fantásticas y mágicas de las historias que se narran en el mundo ordinario.


Personajes Principales:


Kvothe es un Edena Ruh (artistas itinerantes que son a menudo despreciados) y de su familia le viene su talento a la hora de tocar instrumentos, sobre todo el laúd. Al quedarse huérfano a una edad muy temprana, se ve forzado a sobrevivir como ladrón y vagabundo. Gracias a su talento y habilidades consigue llegar a la Universidad, convirtiéndose en el alumno más joven jamás admitido, después de el maestro nominador Elodin. Tiene una gran determinación, fuerza de voluntad, memoria e inteligencia. 



Denna: Es una joven de la que Kvothe se enamora. No permanece mucho tiempo en el mismo lugar, nunca habla de su pasado y cada vez que aparece ha cambiado de nombre y de acompañante. Padece de una afección respiratoria y que no es capaz de dormir más de tres horas seguidas por las noches, lo que hace que se despierte y vuelva a dormirse continuamente. Es hermosa, inteligente, elegante y valiente, también tiene talento para la música y el canto. Trabaja para un misterioso mecenas del que Kote sospecha que puede ser uno de los Chandrian, "Ceniza".


Bast: Es discípulo y amigo de Kvothe  y le ayuda a llevar la posada. En apariencia Bast parece humano pero en realidad es un Fata. El mayor deseo de Bast es que Kvothe vuelva a ser el hombre que fue y es por eso que le anima a contar su verdadera historia. 


Devan Lochees: Es conocido como "Cronista", es uno de los biógrafos más famosos de todos los tiempos. Es rescatado por Kvothe de unos demonios y llevado a la posada Roca de Guía. Después de darse cuenta de quién es en verdad el posadero, le convence para que le cuente la historia de su vida.


Simmon: Sim para los amigos. Es experto en alquimia y poesía, bastante ingenuo a pesar de su inteligencia y uno de los mejores amigos de Kvothe. Proviene una familia rica con la que no tiene muy buena relación. Valora su amistad con Wil y Kvothe más que nada. Tanto Wilem como él llegan a pasar varias noches turnándose para cuidar de que no le hicieran felonía a Kvothe. Kvothe llegó a describir su amistad diciendo: "Son la clase de amigos que todo el mundo quiere pero que nadie merece. Y yo menos que nadie."


Wilem: Wil para los amigos. Es otro de los mejores amigos de Kvothe. Wilem es Ceáldico y trabaja como escribano en el Archivo de la Universidad. Siempre tiene una expresión relajada y de calma, parece no sorprenderse de nada y le encanta divertirse y beber con sus amigos.


Sovoy: Es otro de los amigos de Kvothe. Un joven de ojos azules, atractivo, con una barba muy bien recortada y unos prominentes pómulos, muy simpático, a pesar de ser noble no mira a los demás por encima del hombro, según una descripción de Simmon -"Sabe que es mejor que tú, pero no te lo reprocha porque sabe que no tienes la culpa"


Ambrose Anso: Es el primogénito de una baronía que está en línea de sucesión al trono. Proviene de Vintas. Ambrose y Kvothe tienen una relación de odio desde su primer encuentro. Ambrose menosprecia a Kote por ser muy joven, pobre y no pertenecer a la nobleza; Kvothe le odia por su arrogancia y su carácter prepotente. Su rivalidad alcanza niveles peligrosos y se sabotean el uno al otro continuamente. Kvothe lo describe como "un asno redomado".


Maestro Elodin: Es un Maestro Nominador. Excéntrico y brillante, fue admitido en la Universidad con 14 años, graduándose a los 18 y ocupó también el cargo de rector. Hace años ocurrió un incidente del cual no quiere hablar y fue encerrado en el sanatorio de la Universidad hasta que se fugo. Elodin enseña a Kvothe a encontrar el nombre del viento y se hace también su amigo. Sabe muchas cosas de las que no suele hablar, cosas sobre Felurian o los Adem.




Maestro Kilvin: Maestro Artificiero y uno de los mentores de Kvothe. Es un hombre Ceáldico, grande, fuerte y con una barba larga. La principal preocupación de Kilvin es fabricar una lámpara simpática que arda para siempre.


Maestro Hemme: Maestro Retórico. Odia a Kvothe porque le avergonzó durante el primer bimestre en una de sus clases. Desde entonces, intenta hacer que la vida Kvothe en la Universidad sea lo más dura posible.


Maestro Herma: Es el actual rector de la Universidad y Maestro Lingüista. Ayuda a Kvothe a aprender e interpretar el lenguaje yldico (que se basa en la lectura de nudos). Es una persona muy justa, correcta y amable. Siempre apoya a Kvothe cuando considera que sus argumentos son realmente válidos.


Maestro Lorren: Maestro Archivero e Historiador. Impone a Kvothe un castigo que le impide entrar al archivo durante un año y un día, pero gracias a Elodin le levantan el castigo. A pesar de ser parco en palabras y bastante frío e inexpresivo, su expresión se vuelve severa y tenebrosa cuando alguien amenaza la seguridad de un libro del archivo.


“Sí, es como la vida misma - replicó ella -
Nos gustan las cosas dulces, pero necesitamos las amargas.” 


Auri: Es una joven, antigua alumna de la Universidad hasta que se volvió loca, que vive escondida en los pasajes subterráneos de la Universidad. Auri se asusta de los extraños, de los ruidos fuertes y de las preguntas directas, pero se hace amiga de Kvothe y le encanta escucharle tocar el laúd. Le considera un gran amigo y le presta su apoyo en varias ocasiones ya que es el único en quién realmente confía, y que se preocupa mucho por ella, comprándole ropa nueva, comida y algún que otro objeto que le pueda resultar interesante. Ella trata a Kvothe como un hermano pequeño y le consuela e incluso deja que la abrace cuando lo necesita. Auri odia que se hable durante las comidas, Kote sospecha que por su porte elegante y su maneras podría pertenecer a una familia noble. Tiene buenas ideas y gracias a eso ayuda a Kvothe a evitar que lo puedan seguir usando su sangre.


Devi: Es una prestamista de Imre que hace negocios con Kvothe para que pueda pagar la matrícula de la Universidad. Es una antigua alumna experta en Simpatía. Al principio, la relación con Kvothe es sólo de negocios pero poco a poco se convierte en amistad.


Fela: Es otra estudiante y también amiga de Kvothe. Está considerada por muchos como la mujer más hermosa de la Universidad. Fela se enamora de Kvothe cuando él le salva la vida en la Factoría, pero cuando se le da por muerto, Sim y ella se consuelan mutuamente y terminan juntos.


Los Chandrian también son conocidos como "los siete". Se les considera como un cuento para asustar a los niños, pero la mayoría de la gente piensa que da mala suerte hablar de ellos. Kvothe tuvo un encuentro con ellos después de que mataran a sus padres y a su troupe. Tienen la habilidad de saber cuando se pronuncian sus nombres, siendo así capaces de llegar hasta todos aquellos que los investigan, aunque es necesario que estos nombres se digan más de una vez para que sean capaces de ubicar la procedencia y así encontrar el origen y matar a las personas que han llegado hasta sus nombres y a todos los testigos, sean la cantidad que sean. De esta forma borran todas las pistas e informaciones que pueda haber sobre ellos, manteniéndose en el imaginario colectivo como una historia infantil a pesar de ser reales.


El pueblo Adem cuenta la historia de un gran imperio donde existían ocho grandes ciudades, siete de ellas fueron destruidas y sus nombres olvidados y aunque la octava también lo fue su nombre se recuerda todavía - Myr Tariniel. El imperio tenía un gran enemigo que convenció a siete personas para que traicionaran cada una de las siete ciudades del imperio. Seis de ellos fueron traidores pero el último se arrepintió y la ciudad resistió. 


Los nombres de esos siete traidores son estos:

«Cyphus lleva la llama azul.

Stercus es esclavo del hierro.

Ferule, frío y de ojo oscuro.

Usnea sólo vive en la podredumbre.

Dalcenti, gris, no habla nunca.

La pálida Alenta trae la peste.

El último es el señor de los siete:
Odiado. Perdido. Insomne. 
Cuerdo Alaxel lleva el yugo de la sombra.».






"Atípica, profunda y sincera, El nombre del viento es una novela de aventuras, de historias dentro de otras historias, de misterio, de amistad, de amor y de superación, escrita por la mano de un poeta y que ha deslumbrado y entusiasmado por su originalidad y por la maestría con que está narrada."

Ha recibido varios premios:

Premio Quill - en el 2007
Los mejores libros del año - 2007
Publishers Weekly - Ciencia ficción/fantasía/Horror
Mejor Libro de 2007 - FantasyLiterature.com


Os la recomiendo, empiezas a leer y te engacha, estás deseando saber que les va a pasar no solo a Kvothe sino también al resto de los personajes, una gran novela.






jueves, 5 de mayo de 2016

LA LEYENDA DEL "LLAMADOR DE ÁNGELES"


Un llamador de ángeles es una esfera de plata de ley que emite un sonido armonioso cuando se agita y tiene la facultad de proteger y favorecer al bienestar de quien la posee.


Se suele llevar a modo de colgante, aunque también puede ser ubicado en el hogar, preferiblemente en una puerta en la habitación de un bebé o sobre la cuna, porque, al abrir y cerrar la puerta o mecer la cuna, provocaremos que el llamador de ángeles se mueva y haga sonar su armonía protegiendo al bebé. A pesar de que el llamador es de beneficio exclusivo para la persona que lo lleva, este protegería también al futuro hijo incluso estando en el vientre de la madre. Para esto se utiliza una cadena más larga que quedaría a la altura del estómago, de esta forma el llamador quedará a la altura del bebé, protegiéndolo, aunque después del nacimiento cada uno deberá tener uno propio. También hay personas que cuelgan varios como en un carillón cerca de las ventanas produciendo un bello sonido cuando el aire le hace moverse y así proteger la casa.




Los llamadores de ángeles producen un sonido armonioso y agradable, como el de unas campanillas, que según la tradición y leyenda, es un sonido que avisa a nuestro “Ángel Guardián” de que necesitamos su presencia y su suave y armonioso sonido les hace saber que alguien a quién aman les necesita.




Existen muchas leyendas sobre la historia y el origen de estos llamadores, pero quizá  la más conocida y hermosa de todas sea esta leyenda celta:

Cuentan que hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles Guardianes, y que, por alguna razón, probablemente vinculada al Pecado Original, tuvieron que dejar de convivir con ellos. Los Ángeles, muy apenados por esta separación decidieron obsequiarles con éstos colgantes esféricos de plata pura que, al agitarlos, sonaban como campanillas y servirían para avisarles cuando fueran más necesarios.


Estas esferas se convirtieron en un símbolo de protección. Los Ángeles se despidieron de los humanos y diciéndoles que aunque ya no los volverían a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escucharan su sonido, el Ángel Guardián de cada uno, acudiría en su ayuda para cuidarle y protegerle.


Aunque los Ángeles pusieron una condición: el colgante debería de ser de uso exclusivo y personal, pues todos tendrían un sonido propio y reconocible por cada Ángel de la Guarda, y no podía ser prestado, llevado o tocado por ninguna otra persona, sólo por su dueño. Si se contravenía esta condición, la magia y protección de la esfera desaparecería.


También explicaron a los humanos que el mismo colgante podía ser utilizado por una madre y su bebe mientras éste se encuentra en su vientre, ya que en este estado, ambos comparten un Ángel Guía. Una vez que el bebé hubiera nacido, la madre debía decidir si el colgante se utilizaba para su protección o para la de su hijo recién nacido”.






Es una leyenda que me gusta mucho, yo tengo uno hace muchos años y en algunas ocasiones en las que puedo estar nerviosa o inquieta por algo lo empiezo a mover y poco a poco me tranquilizo. Se puede creer o no, eso depende de cada uno.