Ilusiones


"No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don.
Busca los problemas porque necesitas sus dones."

"Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendras"

Richard Bach - Ilusiones

martes, 13 de marzo de 2012

EL PROSCRITO

Segundo volumen de la trilogía El Señor del Tiempo

Louise Cooper (1952-2009)
Ver escritores
PERSONAJES :

TAROD, 
Iniciado del Séptimo Grado y Señor del Caos.

CYLLAN, de las Grandes Llanuras del Este.

JEHREK BANAMEN TOLN, 
Sumo Iniciado, jefe del Círculo

KERIDIL TOLN, su hijo y sucesor.

YANDROS, uno de los Señores del Caos

SASHKA VEYYIL, 
novicia de la Hermandad de Aeoris.

THEMILA GAN LIN, iniciada del Circulo.

La dama KAEL AMION, 
superiora de la Hermandad de Aeoris.

TAUNAN - GREVARD, 
viejo médico del Castillo de la Estrella.


HERMANA ERMINET ROWALD - INISTA JAIR, novicia de la Hermandad.

AEORIS (el más grande de los Siete Dioses del Orden)

FENAR ALACAR, el Alto Margrave.

LOS FANAANI - animales de sangre caliente, del tamaño de un hombre y de aspecto casi felino, pero de cuerpo largo y lustroso, patas cortas y palmeadas, adaptadas para la vida acuática, seres telepáticos.


El Proscrito, es el segundo volumen de la trilogía El señor del tiempo, cuenta la fascinante historia de Tarod, el joven designado por los antiguos señores para restablecer la primitiva sabiduría. Con un estilo sencillo y directo, la escritora acierta a transmitir, en un entorno fantástico, las preocupaciones del protagonista, sometido a un inquietante período iniciático, durante el cual le será revelado su destino. En un clima de tensión creciente, Tarod deberá llevar a cabo la misión que le ha sido asignada, recuperar el poder de los ancianos usurpado en tiempo lejanos por hombres incapaces de comprender sus conocimientos.


Para huir del terrible destino al que el Círculo le había condenado, Tarod logra detener el Péndulo que rige el ineludible fluir del Tiempo. Y el Tiempo deja de existir.


Tarod, prisionero en un limbo sin ayer ni mañana, vive resignándose a su mortalidad... cuando un Warp, la terrible tempestad desencadenada por las fuerzas del Caos, arrastra a dos seres humanos, un hombre y una mujer, hasta el Castillo de la Península de la Estrella.


Ella es Cyllan, una humilde boyera dotada de poderes parapsicológicos, a la que Tarod ya conocía, y por la que llegará a sentir un amor intenso y puro. El hombre es Drachea, el presuntuoso heredero del Margrave de la provincia de Shu. Encerrados los tres en el Castillo, provocarán nuevos y terribles acontecimientos hasta lograr que el Tiempo reemprenda su lento e inexorable camino.


Mientras tanto Cyllan logra convocar a Yandros para que les ayude y Tarod no muera, este le dice que la única manera de lograrlo es que Tarod vuelva a tener en su poder la piedra. Con la ayuda de la hermana Erminet que se ha compadecido de los dos enamorados, logra escapar y recuperar la piedra, mientras que Tarod consigue también escapar cuando iban a llevarle de nuevo al Salón de Mármol, pero no logran reunirse, Yandros manda un nuevo Warp y Cyllan es transportada lejos del Castillo.


Tarod tiene oportunidad de matar a Keridil, pero en el último momento se detiene, diciéndole "Si Cyllan vive, la encontraré. Y si la encuentro, te prometo que no volverás a saber de mi. Una vez te negaste a aceptar mi palabra y me traicionaste. Espero que aquel error te haya servido de lección."


Después Tarod levanta la cara al cielo, comunicándose con el poder diabólico de la tormenta y su figura parece inflamarse de pronto y un brillo negro salpicado de plata reluciente cobra vida a su alrededor. Un trueno fortísimo retumba en el cielo y una explosión de luz blanca ilumina el patio del Castillo, y Tarod se desvanece, como si no hubiese existido jamás.







No hay comentarios:

Publicar un comentario