Ilusiones


"No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don.
Busca los problemas porque necesitas sus dones."

"Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendras"

Richard Bach - Ilusiones

sábado, 21 de abril de 2012

ALGUIEN ESPECIAL ...

Némer Ibn el Barud






Estoy tan habitado por la vida que mi único temor es que la vida me desaloje, aunque soy el evadido más buscado por la realidad. Todo a causa de los sueños"







Nacido en San Juan (Argentina) 1925, donde vivió durante casi 50 años, de origen libanés y radicado en Buenos Aires hasta su fallecimiento el 17 de octubre 2010.


Desde muy joven, estuvo ligado a la palabra escrita, fue profesor en la Escuela de Periodismo Sarmiento y posteriormente en la Universidad Nacional de San Juan. Trabajó además como periodista profesional con título internacional expedido por la UNESCO, en la Universidad Central de Ecuador y el CIESPAL; y también como asesor político y cultural en la Legación argentina en Siria y Jordania. También ejerció el periodismo en el Diario de Cuyo y en el año 1971 fue nombrado Secretario General de la gobernación.


 Némer Ibn el Barud obtuvo diversos premios y distinciones como el Premio Provincial de Poesía “Canto a San Juan” y “Canto al vino”; el Premio Nacional de Teatro María Guerrero con la obra “Deolinda Correa”; el Premio Teatro Leído de la municipalidad de Buenos Aires; y con su novela “Buenos días, Monseñor” resultó finalista del Premio Internacional de Novela Centenario Pío Baroja-Editorial Alfaguara, Madrid. También obtuvo reiteradas menciones del Premio Ugarit-Club Sirio Libanés de Buenos Aires en poesía, y brindó memorables conferencias en la Feria Internacional del Libro, en el Auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional y en la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes de la UNSJ.


Algunas de sus obras  : 

"El vuelo de la mariposa",
"Hombre nuestro que estás en la tierra",
"Manuscritos de la Memoria" ,
"La flecha, la paloma y el arquero",
"Credo del caminante",
"Monosílabos - La Mañana - La Tarde - La Noche",  
"Por amor al amor"


"Monosílabos - La Mañana"

 Arabe-español, publicado en 1973
en una edición de solo mil ejemplares numerados.


Contigo conocí el amor
 porque sólo me diste de él
 la forma imposible.

Juntos o separados
el amor es siempre 
una distancia a cubrir.
Cuando creábamos el amor
 creíamos en el amor.
No te quiero por imposible,
sino porque eres posible, en mí.
Nunca le requieras al amor
una razón de amor,
porque está hecho de interrogantes.
¡Llenar la soledad
con tantos nombres
y no tener un sólo nombre
para nombrar la soledad!


Hoy compuse una canción para mí.
 Escribí la palabra tú.


La pureza de las estrellas
es sólo cuestión de distancia.



“Ama a tu prójimo como a ti mismo”
¿Y si yo me odio, prójimo?

  En la punta de las bayonetas
  la razón tiembla: de miedo.


De la nada que soy hice un todo.

 En el instante supremo
 seré lo mismo que soy ahora:
un supremo instante.



¿Tú crees que no lucho
porque no hiero ni ofendo?

“Padre nuestro que estas en los cielos”.
¡Que lejos estás, Padre Nuestro,
para ser padre nuestro!
¿Por qué la medida de la copa
 tiene que ser la medida de mi sed?
Y el drama es ése:
que mi todo no quiere
regresar a la nada.


"Monosílabos : En la Tarde" 

 Soñemos juntos con la dicha
 de estar alguna vez, juntos.
Aprende a nombrar las cosas
en tu nombre,
no por su nombre.

¿Y si la tierra no fuera otra cosa
que un espejo sobre el que se refleja 
todo lo que ocurre en el cielo?

Es imperdonable tropezar siempre
en la misma piedra, pero ocurre
que no nos han puesto otra piedra.


Te quiero cerca para no olvidarte.
Te quiero lejos para no olvidarte.


Existen hombres
que por llegar a un oasis
talan todo el bosque.

Lo más odioso del odio 
es su inutilidad.



La nostalgia de lo perdido
es lo único recuperable
de lo perdido.



Amo en ti tu frustrada posibilidad de ángel.


¿Sabes que me hace
 visible a tus ojos?:
 Esa luz con que me miras.


Por momentos
es tan convincente la duda
que es una pena desairarla.

Corrí tras las ilusiones;
hoy las ilusiones me corren.
Para afirmar que algo existe fuera de ti,
prueba primero si resiste dentro de ti.


Muero en la vida.
Resucito en el sueño.

Es difícil olvidar que ya te olvidé.

Si pudieras oír todo lo que callo
me suplicarías silencio.

Por más que me arrodillo
y me arrodillo,
no logro saber qué quiere
mi alma
cuando me arrodillo.

Yo pregunto: ¿Por qué?;
y una voz me responde: ¿Para qué?


 Puedo darte
 una concluyente prueba de amor:
 ¡Me dueles!
Procura acumular cosas de tal peso
que te aligeren de todo peso



El contorno de la rosa lo diseñó la espina.


A partir del hombre, 
la eternidad recién 
comienza a creer en si misma.
De todas las verdades,
la del amor es la más vulnerable.



Entre cuatro paredes puedo soñar
un mundo sin paredes.


"Monosílabos - La Noche"

El amor es un río inagotable:
 sigue volcando en él tu cántaro.




Tengo días ensordecidos
por el grito de mis silencios.


 La cicatriz es
 la resignación de la herida.


Te doy todo lo que me falta,
así compartimos la alegría
de encontrarlo juntos.


El pasado es la alegría
de las almas tristes.

Por no encontrarte en lo de siempre
es que te busco desde siempre.
Cada vez que quiero perder,
apuesto por mí.

No te colma tu capacidad
de sufrimiento;
te colma el sufrimiento.



He gastado tanto tiempo en esperarte 
que ya no me queda tiempo para encontrarte.


    Hay pedidos de perdón
que son un insulto.


    No quiero que limpies mi camino.
    ¡Me lo borrarías!


    Sin el calor que te daba
    ya soy todo frío.

  Son tan escasas mis alegrías
  que debo reír constantemente
  para aumentarlas.

Te amo por sobre todas las cosas,
 que no amo.


¿Bajo qué luz hará sombra mi alma?


Un mundo habitado sólo por ángeles
no tiene porvenir.


El sol, a pesar de las nubes;
las nubes, a pesar del sol.
Inquieto por mi futuro he resuelto regalar todas
mis sonrisas.






Yo he visto reír de gozo al dolor

cada vez que se encuentra
con mi alegría.


Como todo, la libertad también se gasta con el uso.


“Gloria a Dios en las alturas…”
 Insiste hombre, insiste.

No ames a tal punto
que tengas que cambiar tu alma
por la del ser que amas.

No resisto la tentación
de desear la tentación.

Enigma de la luz. ¡Descíframe!

Únicamente tropezando en ti 
puedo derramar toda mi ternura.


La noche me sirve para encontrar
todo lo que extravié por culpa de la luz.

Existen quienes no pueden
ver un pájaro
sin pensar en la jaula.
Hoy me he vestido de esperanza
para esperar a la esperanza.

“Soñé que el ciervo ileso
pedía perdón
al cazador frustrado.”



"El vuelo de la mariposa"

Cuando te nazca un sueño haz del imposible su nodriza. 

Cuando te encuentres con la verdad, sé prudente: no despidas a la mentira.

Quien menos amor da será porque más necesitado de amor está.

No enturbies la nobleza del dolor callando: llora.

De tanto oírnos Dios se ha quedado sordo; 
de tanto hablar a sordos, Dios ha enmudecido.


"El Credo del caminante"


“Un amor generoso siempre tiene  escrito su testamento”

“CUANDO EL AMOR NO ES RESPUESTA 
 ES QUE EQUIVOCAMOS LA PREGUNTA”.

Dios no se decide por el Apocalípsis porque aún no tiene con que reemplazarnos.

¡Señor! Alumbra mi camino, pero no me ciegues.

Al arrojarnos Dios del Paraíso, el Amor decidió acompañarnos en el destierro.


MANUSCRITOS DE LA MEMORIA 

Si marcas un punto de partida
y regresas a ese punto,
sabrás que el círculo es un punto
que se encontró a sí mismo
y que la eternidad es un camino
que tiene el largo de tus pies.

Si tu memoria te dice
que la eternidad se construye con lo efímero
como la primavera se edifica en los pétalos,
y que desde la tierra a la galaxia
existen reinos sobre reinos.

Si el mar está boca arriba o boca abajo;
Si el abismo fue un cielo que cayó de espaldas
o el cielo es otro abismo que viene cayendo boca abajo,
para ti el mar
será un diluvio que alcanzó la vejez.

Si ya te parece absurdo venir desde tan lejos
sólo para preocuparte de este presente
donde envuelta en alas viaja la vida,
y en árbol la muerte,
sabrás que todo lo que vendrá, vendrá a irse
y que ya vino todo lo que a quedarse vino.

Si piensas que vienes
viajando desde el caos
para llegar a este momento
donde en una gota de rocío habita un mundo;
en las alas de un pájaro una galaxia,
en tus pies el planeta
y en tu cuerpo todos los cuerpos,
ya no serás un recién llegado a este momento.

Si a nadie pides que te espere
porque no sabes cuanto tardarás en encontrarte,
ni que se apresure en llegar
porque con su recuerdo te basta.



Si la única ausencia que lamentas
es la de ti mismo
sabrás por tu memoria,
entonces,
que a las manos del otro debes
que tus manos sepan de tí y de los otros;
que todos somos la parte que al amor le falta
y dejarás de ser
el objeto de los objetos,
ya que todo exceso es delirio de uno mismo,
o del misterio que es uno mismo.


Si hoy para ti el amor
ya no riñe sino que interroga,
persuade o se va,
comprenderás que cuando dos quieren caber,
tanto en una nube como en una hoguera,
es porque se aman.

Si de regreso de tu memoria
ya no odias a nadie
más de lo que a sí mismo se odia,
ni lo amas
más de lo que a sí mismo se ama.

Si a pesar de lo poco que conoces de un ser,
puedes amar todo lo desconocido en él
estás amando su misterio y tu misterio.

Si ya no es doloroso para ti
que los demás quieran más y tú, menos;
Si ya no te inquietas
porque nadie conoce el precio de tu corazón.

Si de nada ni de nadie
dependes para ser fuerte o débil,
ya no amarás ninguna libertad que te esclavice;
ninguna que tengas que cercenar para sentirte libre.

Si aquella arcilla de tu viaje
te recuerda
que heredaste una fortuna en sueños
y una deuda en realidades.

Que te cortaron las alas
y te declararon culpable por caminar...

Que ya fuiste mujer y hombre
y que también estuviste en la hoguera
y fuiste santificado.

Que habitas hoy una choza
como ayer un palacio,
sabrás que es poco lo que tiene
que reunir un hombre
para viajar al pais de sus hermanos.

Y que desde el ayer remoto
hasta el hoy, remoto,
los devotos del hambre y la codicia
aun no han levantado un monumento al pan
aunque el hambre siga
navegando en el trigo.

Si recuerdas
que en una caverna
los primeros hombres
celebraron el descubrimiento del sol...

Si hoy, cada rostro te hace preguntarte
por su parecido con el león o la gacela,
y toda mano, con la caricia o con las garras,
amarás la tierra toda
y harás como la tierra
que ama todo lo que tiene
y todo lo que posee da
y por eso te ama a tí,
su hormiga más celeste.


Si en tu memoria encuentras vivo
aquel antepasado que, al morir, creyó morir.

Si piensas que el futuro
es promesa del pasado
porque este tiempo que tan suavemente pasa
viene borrando
-menos la suya-
toda inmortalidad,
sabrás que
tanto el olvido como el recuerdo
son una lección de distancia.


Si ya no necesitas ver morir
para comenzar a amar la vida,
porque cuando alguien muere
alguien está corriendo a reemplazarlo
y cuando alguien nace,
a justificarlo,
cuando llegue
tu instante
comprenderás que
con la tuya
alguien amará la vida
y podrás sonreir
porque somos viajeros,
no el viaje.

Si en tus laberintos 
tu sangre te recuerda
que a partir del nacer es todo
y del morir la nada
que vuelve al todo.

Si ya nada empequeñeces
para que quepa en ti
ni nada engrandeces
para que no te devore.

Si no elevas plegarias
porque luego caen como culpas.
Si ya el vértigo no existe
porque eres tú el vértigo
ni la calma existe
porque la calma eres,
aquietarás tu corazón de toda prisa.


Calmar su sed
y amasar su pan
con sus propios latidos 
será tu obra.

Si ya depende 
de la altura
desde donde miras
la altura de lo que miras...

Si para no sentirte
solo arena
te imaginas río,
y no solo río, nube,
sabrás que la nube
es un sueño de la tierra
que sube para contemplarse
y que la tierra
es un sueño del infinito
amarrado a tu memoria. 



  Si cuando tropiezas
con el misterio hoy
caes de rodillas
y por eso sabes que ayer
las rodillas
dieron origen a los altares,
el sacerdote al púlpito
y el miedo, a Dios,
sigue, entonces,
-aunque sea doloroso-
tropezando
con lo invisible
y haz de modo
que solo se arrodillen 
tus frutos
-como el árbol-
pero tus raices,
como el árbol, nunca.





Si ya de regreso
hacia tí sabes
que esta brisa
viene de empujar
una barca,
de dar vida
a un recién nacido;
de besar a dos enamorados
y de llevar el polen
a la flor sedienta.


Si sabes que un forjador
tanto puede hacer un puñal
como una campana
y que por igual jornal,
tanto trabaja
la vida como la muerte,
vivirás de cara
al Cielo 
porque así, asciendes
y de pie, caminas.

Si la voz de tu memoria
te susurra que 
el mar guarda
los tesoros
que fueron de la superficie,
así como
la superficie
muestra los restos
que devolvió el mar,
sabrás que todo el Planeta
sigue mostrando
-como recientes-
antiguos naufragios.













2 comentarios:

  1. Excelente, realmente un grande! muy buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Es un autor que me encanta y como dices uno de los grandes como poeta y como persona según cuentan quienes le conocieron.

      Un saludo. Mafar

      Siento no haberte contestado antes pero tenía problemas con los comentarios del blog.

      Eliminar