Ilusiones


"No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don.
Busca los problemas porque necesitas sus dones."

"Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendras"

Richard Bach - Ilusiones

domingo, 9 de agosto de 2015

UN CUENTO CONOCIDO



LA DONCELLA DE ORO EN LA JAULA DE PIEDRA



Cuando los alemanes se entretenían en las noches de invierno hablando de brujas, narraban este cuento:

Hace mucho tiempo, en un lejano paraje, un viajero habría podido descubrir una trenza de dorados cabellos en el suelo. Si la hubiera seguido, habría llegado a hasta una torre que no tenía escaleras ni puerta para acceder a ella, sólo una única ventana por la que desaparecía la trenza.


De la ventana surgía el sonido de una lastimera canción. Un viajero medroso habría pasado de largo junto a la misteriosa prisión, pero no es lo que hizo cierto joven. Se trataba de un príncipe de lejanas tierras que quedó prendado de la dulce melodía de la prisionera de la torre.


La prisionera se llamaba Rapunzel, que en alemán significa "rapónchigo o campanilla", una planta de delicadas y finas hojas. Según cuentan, cuando se hallaba en el vientre de su madre, ésta tuvo el antojo de esta planta. Al parecer, no crecía donde ella vivía y el único huerto donde era posible hallarlo pertenecía a una bruja, una celosa y poderosa criatura a quien pocos veían o deseaban ver, la bruja protegía su preciado huerto con un altísimo muro.


Pero el anhelo de la futura madre por la planta era cada vez más fuerte e hizo que su marido se decidiera a enfrentarse a la cólera de la bruja. Por la noche escaló el muro y robó una de las plantas para su esposa. Pero cuando esta se la comió se avivó aún más el antojo y el marido tuvo que volver una y otra vez al huerto de la bruja. 


Una noche, cuando se inclinaba a coger una de las plantas, una mano huesuda lo agarró por la muñeca, al tiempo que una voz siseante le habló. La bruja le dijo que tanto él como su mujer tendrían que pagar con su vida el robo cometido a menos que ofrecieran a cambio una reparación. Al final el hombre pensando en salvar su vida y sobre todo la de su amada esposa, prometió entregarle a su hijo a cambio de sus vidas. Así finalmente cuando nació el bebé - una niña -, la bruja reclamó el pago de la deuda y se llevó a la niña a quién puso por nombre Rapunzel, como sus queridas plantas.


Rapunzel era una bella y encantadora niña con un precioso cabello rubio que iba creciendo día a día y que nunca fue cortado y a quién la bruja quería con un amor posesivo semenjante a la avaricia. Con el paso de los años Rapunzel se convirtió en una hermosa doncella, entonces la bruja la encerró en una torre a fin de tenerla sólo para ella. Todos los días ordenaba a la joven que descolgara su trenza por la ventana y entonces ella subía por la dorada escalera  para ver a su prisionera. Como no había conocido compañía alguna, Rapunzel podría haber sido feliz, pero sentía una profunda nostalgia y por eso cantaba como un pajarillo.


La triste melodía atrajo al príncipe. Cuando éste llegó a la torre, oyó cómo la bruja le pedía a la joven que le tendiera la trenza de oro y observó cómo trepaba. cuando la bruja se hubo marchado al fin, el príncipe repitió la orden y Rapunzel obediente, dejó caer para él la dorada escalera. Así se fueron conociendo pues el príncipe volvió al día siguiente y al otro y al otro, hasta que los dos se enamoraron con un amor profundo y puro.


Pero un aciago día la bruja descubrió a la pareja. Enfurecida cortó los cabellos de Rapunzel y la desterró de aquellos lugares enviándola a un desierto y más tarde dirigió sus afiladas garras contra el príncipe.


Sola en su destierro, Rapunzel seguía cantando y llorando a su amado. Al cabo de un año el príncipe apareció ante ella vagando errante en la oscuridad, pues las garras de la bruja lo habían dejado ciego. Como un hilo de oro, el canto de la joven lo había conducido hasta ella.


Las lágrimas que derramó la muchacha mientras lo besaba en los ojos lograron devolverle la vista. Entonces marcharon juntos hasta el reino del príncipe donde fueron recibidos con verdadero jubilo y allí vivieron felices el resto de sus vidas, a salvo de la maldad de la bruja que nunca conoció el amor sino solamente el egoísta sentimiento de la posesión.





Reinos fantásticos : Libro de Magos y Brujas.


Una de las última versiones de este cuento aparece el la película estadounidense Into the Woods (En el bosque), musical producido por Walt Disney Pictures, dirigido por Rob Marshall - El papel de la bruja es interpretado por Meryl Streep, y por el que estuvo nominada al Oscar como mejor actriz de reparto.





Otra versión muy conocida es Enredados (Tangled), película animada producida por Walt Disney Animation Studios.















No hay comentarios:

Publicar un comentario