Ilusiones


"No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don.
Busca los problemas porque necesitas sus dones."

"Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendras"

Richard Bach - Ilusiones

sábado, 26 de septiembre de 2015

EL HILO ROJO


«Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».



El cordón rojo o hilo rojo del destino es una creencia de las tradiciones y mitología tanto de China como de Japón y en general de Asia Oriental. Nos cuenta que entre dos personas que están destinadas a unirse afectivamente existe un hilo rojo, que las conecta desde su nacimiento.




Existen varias historias sobre esta leyenda, una de ellas nos cuenta que en la luna vive un hombre muy anciano, que cada noche sale a buscar entre las almas de los niños que están por nacer, las que están destinadas a unirse para siempre en la tierra, y que cuando las encuentra les ata un hilo rojo en el dedo meñique (por donde pasa una arteria que va al corazón); en la cultura occidental podría ser el anular; para que no se pierdan y puedan llegar a encontrarse.


Otra de las más conocidas es la de un joven príncipe al que un día informaron que en su reino vivía una bruja con grandes poderes y que tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino, por este motivo ordenó que la llevaran a su presencia. Cuando la bruja estuvo ante él, la ordenó que buscara el otro extremo del hilo que él tenía atado a su dedo y lo condujera ante la que debía ser su esposa. La bruja aceptó y empezó a seguir el hilo. Su búsqueda la llevó hasta un mercado donde se encontraba una campesina con su pequeña hija ofreciendo sus productos. Al llegar a donde estaba la mujer, se detuvo y mirando al príncipe le dijo: “Aquí termina tu hilo”, al escuchar esto el joven se enfureció, creyendo que la bruja se burlaba de él, empujó a la campesina que tenía a la pequeña en sus brazos y las hizo caer, la niña se dio un gran golpe en la frente haciéndose una herida. Al momento sin dejar que la bruja pudiera explicarse la mandó apresar y la sentenció a muerte, lo que sus soldados cumplieron sin ninguna vacilación.


Años más tarde, ya convertido en emperador, le llegó el momento de casarse ya que debía tener un heredero, sus consejeros le recomendaron que se desposara con la hija del general más poderoso del reino, lo que él aceptó, y así se concretó la boda. Cuando llegó el día señalado para el enlace, vio a la novia entrando en el templo ataviada con un hermoso vestido y un precioso velo que cubría su rostro. La ceremonia comenzó y cuando llegó el momento de levantar el velo y ver el bello rostro de su joven esposa, descubrió que en su frente tenía una singular cicatriz, que le hizo acordarse de aquel lejano día en el mercado y de la pequeña, entonces supo que aquel vínculo que los unía perduraría para siempre.


Este mito es similar al concepto occidental de las almas gemelas o al de la otra mitad. Será que los seres humanos no estamos realmente completos si no tenemos y sentimos amor.


LA OTRA MITAD

El filósofo Platón explicó la naturaleza del amor narrando un mito sobre los primeros seres humanos, que eran criaturas circulares y tenían dos rostros en un solo cuello, cuatro piernas y cuatro brazos. Se trasladaban rodando por el suelo.

Zeus (Júpiter) se enojó con estos primeros humanos cuando desafiaron la ley de los dioses y dividió a cada uno de ellos en dos mitades, dejando así a la humanidad con sólo un rostro, dos brazos y dos piernas. Zeus les amenazó diciéndoles que si volvían a ocasionar problemas, los partiría nuevamente en dos y así tal vez aprenderían por fin a tratar a los dioses con el debido respecto.


Según este mito, todos somos la mitad de un todo perdido y todos anhelamos y buscamos la mitad que nos falta. El amor, según esta historia es el deseo de encontrar nuestra totalidad.









No hay comentarios:

Publicar un comentario